SYMELEC RENOVABLESAhorro Energético y Económico

Fotovoltaica

La palabra fotovoltaica proviene de photos, que significa luz, y voltaica que hace referencia a la electricidad (Alessandro Volta inventor de la pila). Los sistemas fotovoltaicos convierten la energía solar en energía eléctrica, es decir, se genera electricidad a partir de la luz solar mediante el empleo de dispositivos llamados células solares. Algunas de las primeras aplicaciones de este tipo de energía fueron la alimentación de equipos que se necesitaba una elevada fiabilidad (satélites espaciales, telecomunicaciones, etc.), ya que se trata de una energía que utiliza un recurso inagotable y gratuito.

La conversión fotovoltaica presenta como ventajas su sencillez, modularidad, fiabilidad y operatividad. Dichas instalaciones poseen una vida útil elevada, sin presencia de partes móviles y el mantenimiento que se requiere para conservar la instalación en perfectas condiciones es reducido.

Desde el punto de vista medioambiental, la energía solar fotovoltaica representa una energía limpia, sin ningún tipo de incidencia sobre el medioambiente. Esto se debe a que se trata de una energía en la que no se produce combustión alguna, ni se generan ruidos, ni emisiones nocivas o gases polucionantes. Así como, tampoco se producen alteraciones de los acuíferos o aguas superficiales ni por consumo, ni por contaminación por residuos o vertidos.

Las instalaciones fotovoltaicas se pueden agrupar en dos grandes grupos:

- Instalaciones autónomas o aisladas de la red eléctrica

  • Telecomunicaciones
  • Electrificación rural
  • Aplicaciones agrícolas
  • Aplicaciones ganaderas
  • Iluminación Pública
  • Señalización
  • Control
  • Desarrollo Rural
  • - Instalaciones conectadas a la red eléctrica
  • Reducción de la factura eléctrica
  • Venta de electricidad a la red